Otras ciudades estudian medidas similares

Con la oficialización de la temporada de verano 2020-2021, las playas de la costa bonaerense se preparan para recibir a los turistas entre protocolos de seguridad y, en algunos casos, tasas de accesos. Este es el caso de Pinamar quien definió que se le va a cobrar a cada uno de los no residentes que ingresen una tasa de $100 por persona que tendrá como destino el financiamiento del plan de lucha contra el Covid-19 que se está preparando para el verano.

Según confirmó el intendente Martín Yeza, la municipalidad definió cobrar una tasa que como tal “es obligatoria” a los turistas, pero hizo la salvedad de que si algún turista no la quiere pagar “no vamos a perseguir a nadie”. El intendente de Cambiemos explicó que “no se va a pedir hisopado” para ingresar a la ciudad balnearia y que el cobro de esta tasa será destinado “para financiar la llegada de médicos para la temporada. Hicimos un acuerdo con el Hospital Durán y vamos a recibir médicos a los que hay que pagarle la estadía”, explicó el jefe comunal.

Es en el formulario que cada turista debe llenar para poder ingresar a Pinamar que tendrá la opción de pagar en el momento o hacerlo cuando llegue a destino. “Es obligatorio pero no vamos a volver loco a nadie, siempre en el plano de la invitación”.

Respecto a la posibilidad de que otros municipios cobren el ingreso a sus lugares, el intendente de Necochea, Arturo Rojas, explicó que lo está analizando. Lo mismo que su par de Villa Gesell, Gustavo Barrera. Mar del Plata no cobrará ningún tipo de tasa a sus visitantes porque es la que cuenta con los hospitales de mayor complejidad. En algunos otros distritos del país se cobraron tasas municipales para financiar la pandemia.