En una nota dirigida al Intendente Municipal del Partido de La Costa, el Presidente del Colegio de Abogados del Departamento Judicial Dolores, denuncia el incumplimiento de lo oportunamente acordado a fin de que los profesionales del derecho puedan ejercer libremente su profesión.

Dirigida al Intendente Municipal, Cristian Cardozo, el Dr. Adrián Lamacchia firmó la petición en duros términos, en el que se le recuerda al Jefe Comunal que han llevado adelante tratativas a fin de que se permita el ingreso de los Abogados no residentes en el Partido de La Costa y que cuentan con estudios jurídicos allí. Si bien se comprende la excepcional situación que se vive por la pandemia, el escrito reclama en duros términos al Intendente la posibilidad de trabajar como auxiliares de la justicia. “Esta prohibición arbitraria e ilegal, viola de manera clara el texto de la Constitución Nacional, por cuanto crea aduanas interiores, vulnerando los derechos fundamentales consagrados, como el libre ejercicio de la profesión, el derecho de tránsito, el de igualdad y el de la propiedad”, establece parte de la misiva enviada a Cardozo.

Si bien en principio el Asesor Legal de la Municipalidad, Dr. Pablo Ferrario, se comprometió a arbitrar los medios necesarios para destrabar la situación, lo cierto es que nada se ha resuelto, por lo cual el Presidente del Colegio de Abogados se dirigió de esta manera al Jefe Comunal: “…las medidas adoptadas desde hace más de siete meses por el Municipio de La Costa, violan escandalosamente el principio de razonabilidad establecido por la Constitución. La conducta adoptada por Usted, resulta violatoria a principios y garantías establecidos en la Constitución y en Pactos Internacionales”.

Se resalta que tampoco se permite un libre ejercicio profesional por letrados y otros profesionales que viven en La Costa y deben salir por tener estudios en otras localidades o realizar trabajos periciales, como martilleros y contadores públicos.

Por último, se solicita al Intendente, se dicte el protocolo necesario a fin de que se permita el ingreso de los Abogados no residentes allí con el objeto de que puedan ejercer libremente su profesión, y colaborar debidamente con el servicio de Justicia que redunda en beneficio de los justiciables y de la sociedad toda.