La contienda entre el actual jefe de Estado, Donald Trump, y el candidato demócrata, Joe Biden, se está desarrollando en un clima de gran expectativa a nivel mundial y con cifras récord de votos anticipados, que superaron los 100 millones en las últimas semanas.

Si bien se espera un resultado ajustado, los sondeos más recientes le daban la ventaja al referente opositor, que en algunos casos superaba a su rival por seis puntos. Sin embargo, Trump aseguró no darles crédito a las encuestas y afirmó que, al igual que en 2016, los comicios probarán que estaban equivocadas

Pasada la medianoche habían cambiado los ánimos en el entorno de Biden y empezaba a crecer el pesimismo, con los datos que se iban conociendo.

El nombre del ganador ya está en las urnas y se avecina una larga y tensa noche. Ya está el nombre del presidente que de una u otra forma se enfrentará a una crisis sanitaria sin precedentes en la historia moderna, con la pandemia de coronavirus aún en su apogeo en Estados Unidos.

La larga noche electoral de Donald Trump y Joe Biden, sin embargo, es la más incierta de la historia, una espera trepidante: de hecho, el día de las elecciones abrió con el candidato demócrata favorecido en todas las principales encuestas, pero el presidente cree firmemente en su reelección y asegura que todo marcha bien.

Todo un país pegado a la pantalla de TV está esperando los resultados finales, sabiendo que se encuentra en la encrucijada entre dos visiones de futuro, nunca tan totalmente opuestas esta vez.

perfiles-trump-biden

La pandemia y Donald Trump

En los meses previos al día decisivo, las autoridades electorales tuvieron que lidiar con una pandemia que ha infectado a más de 9 millones de estadounidenses y matado a más de 230.000, forzando cambios sistémicos sobre la marcha y apenas sin fondos federales. Entre tanto, Trump intentó de forma reiterada socavar la confianza en las elecciones con afirmaciones sin base de fraude electoral generalizado.

El mandatario ha señalado en concreto al disputado y crucial estado de Pensilvania, después de que la Corte Suprema de Estados Unidos autorizara una ampliación de tres días para recibir y contabilizar votos a distancia. Durante el fin de semana, Trump dijo que en cuanto cerrasen las urnas el martes, «entraremos con nuestros abogados’‘.

La desinformación sobre procedimientos electorales, las preocupaciones sobre confrontaciones en centros de votación y los reportes de demoras en oficinas de correos también empañaron los días previos a las elecciones.

El lunes aún no se habían recibido millones de boletas por correo, incluidas 1,3 millones en Florida y 700.000 en Pensilvania.