Son ocho los meses que han pasado y ya vemos claro que estas fiestas navideñas serán muy diferentes de las que acostumbramos a celebrar. Sí, podremos decorar nuestros hogares, y de hecho es seguro que estarán más hermosos que nunca. Elaboraremos menús especiales para comidas y cenas en días señalados, pero hay otras tantas tradiciones que tendrán que esperar algún tiempo para poder ser retomadas: las comidas o cenas de empresas, las grandes reuniones o las famosas cabalgatas de los Reyes Magos en algunas partes del mundo, por ejemplo. La economía en muchos casos no estará para adquirir regalos tan costosos como otros años, a pesar de las iniciativas que empiezan a florecer para hacerlo más llevadero. Sin embargo, las famosas y tradicionales loterías de Navidad van a poder celebrar sus sorteos.

 

Una de las más arraigadas costumbres en España es su sorteo extraordinario de Navidad, más conocido como El Gordo Navidad. Para los españoles es tan importante que existe todo un despliegue de medios a su alrededor, en el que el comercial televisivo se espera con impaciencia, pues suele ser un derroche de originalidad y recursos, pasando, en ocasiones, por incluir a grandes celebridades, otras veces se convierten en auténticos cortos cinematográficos (incluso de animación) o bien se elaboran campañas interactivas que cuentan con una fuerte repercusión en Internet. El sorteo se transmite en televisión en directo y ocupa toda la mañana del 22 de Diciembre, fecha en que son muchas las personas que se levantan con una gran ilusión. Incluso aquellos que jamás compran un boleto, en Navidad juegan uno o más décimos, que en ocasiones son adquiridos varios meses atrás (en el mes de Julio ya se encuentran disponibles, y aprovechando las vacaciones de verano, que en España coinciden los meses de Julio y Agosto, hay quienes compran boletos en otras ciudades para potenciar su suerte).

 

No se trata de un sorteo en el que uno pueda volverse rico para toda la vida, pero reparte un total de US$ 2.500 millones en premios cada año. Como suele comprarse un boleto y repartirse en participaciones, hemos encontrado historias en las que la mitad de un pueblo ha podido celebrar simultáneamente, pues un número puede solucionar las dificultades financieras a más de 100 personas de golpe. Desde hace algunos años, es posible jugar incluso fuera de España, gracias a las boleterías online, que ponen a disposición incluso la elección del número en concreto, algo un poco más complicado si acudimos a una boletería física. Son ya muchas las personas alrededor del mundo que han empatizado con esta esperanza y esta tradición españolas y deciden hacerse con un boleto por si pueden llevarse una grata sorpresa el 22 de Diciembre. Y es que, si bien no permiten una jubilación anticipada en la mayor parte de los casos, lo cierto es que es muy fácil que parte de El Gordo llegue a nuestras manos. Premios medianos o discretos, pero muchos premios, en definitiva.

 

Internet no sólo nos brinda la posibilidad de participar y de viajar con la imaginación a España a pesar de no poder movernos mucho de nuestros hogares, sino que también nos permitirá, como cada año, ver el famoso comercial que tengan preparado los españoles e incluso el famoso sorteo en el que los Niños de San Ildefonso, procedentes de orfanato, que siempre cantan los números, lo harán en esta ocasión de una manera singular. Aún así, no hay duda de que tendrán la misma expectación que cualquier otro año, y es que la ilusión se mantiene, si acaso con más intensidad que otros años.