En el día de la fecha, el Comité de Crisis y Seguimiento del Covid-19 del Municipio de Tordillo establece el pasaje del distrito a una nueva fase de tratamiento de la pandemia, determinada por la superación de los últimos brotes que habían afectado a los vecinos.

Estoy complacido de poder anunciar que a partir de hoy ingresamos a la fase de DISPO (distanciamiento social preventivo y obligatorio), que consiste en la apertura de diversas actividades que permanecían suspendidas (como los gimnasios y bares) así como los oficios religiosos y las reuniones sociales de hasta 10 personas.

Es importante señalar que esta nueva etapa estará signada por el uso obligatorio de tapabocas y el respeto del distanciamiento social, pues está supeditada al no resurgimiento de un nuevo rebrote que permanezcamos gozando de esta serie de permisos.

Es fundamental que recordemos en todo momento que no estamos solos, sino en comunidad. Una acción en falso, una imprudencia, pueden afectar a todos. Más allá del cuidado y el respeto por la vida, como intendente me veo en la obligación de remarcar que el trabajo de muchos vecinos que no se dedican a actividades consideradas “esenciales” depende directamente de que evitemos un rebrote.