Copa Liga Profesional

El equipo alternativo del Xeneize en la Bombonera ante el Granate con un doblete de Nicolás Orsini. Los de Russo, que descontaron por medio de Wanchope, jugarán el miércoles por la ida de octavos de final.

Boca cayó 2 a 1 con Lanús en la Bombonera, escenario donde el resultado hizo justicia con las instancias del juego porque la visita, que jugó más y mejor, se impuso con goles de Nicolás Orsini a los 28 y 45 minutos del primer tiempo, mientras que a los 40 Wanchope Ábila marcó el descuento para el local.

El Xeneize, que venía de perder con Talleres por la Copa de la Liga Profesional, sufrió un nuevo revés en el torneo local ante el Granate, a solo cinco días del partido de ida de los octavos de final de la Copa Libertadores que jugará el miércoles ante Inter de Porto Alegre. Con la derrota sufrida ante los de Luis Zubeldía y si Talleres vence el lunes a Newell’s en Rosario, el equipo cordobés sacará una buena ventaja en la cima de la Zona 4.

El primer gol de Orsini llegó antes de la media hora de juego luego de que el Granate recuperó una pelota en su propio campo que condujo Leonel Di Plácido por el centro, abrió hacia la derecha para Pedro De La Vega y el 10 envió un centro preciso, que encontró al Tanque en el medio del área, entre los centrales Carlos Zambrano y Lisandro López, que dejaron muy solo al goleador.

En los primeros minutos Boca tenía la pelota pero Lanús creaba las situaciones de peligro y en una acertó. El local recién tuvo una oportunidad de gol mediante una jugada individual de Mauro Zárate, que con un disparo desde afuera del área puso en riesgo el arco de Lautaro Morales.

Cuando el Xeneize intentaba encontrar la sortija del partido, Lanús le dio otro golpe al mentón con una nueva combinación de sus talentosos: Tomás Belmonte tocó en el medio para De La Vega, quien lanzó un pase certero para Orsini y este, presionado por la marca de Zambrano, se sacó de encima al central con un toque exquisito para quedar solo ante Andrada y rematar a placer para el 2-0 a los 45.

Ya en el complemento, los de Russo mostraron carácter ante la adversidad y fueron en busca de un descuento que alcanzaron pero cuando el resto del partido era demasiado corto para intentar el empate. Fue a los 40, cuando Jorman Campuzano abrió hacia la derecha una pelota que tuvo como destinatario a Sebastián Villa, el colombiano centró al área y allí Belmonte, en lugar de despejar, dejó la pelota boyando en el área y allí aprovechó Wanchope Ábila para anotar el 1-2 que le dio a Boca esperanzas de algo más pero que finalmente sólo quedó allí.

Boca se quedó con nada y Lanús con su primera victoria en el campeonato local, en el que no había podido ganar en los primeros tres partidos. El triunfo bautismal para le Granate fue nada menos que en la Bombonera y así el grupo 4, que parecía definido con el comienzo arrollador del Xeneize, ahora queda en stand by y las opciones de clasificación a la zona campeonato, la siguiente instancia del certamen, se fracciona para todos.

(TN)