Con goles de Nacho Fernández y Robert Rojas, el Millonario se impuso ante el Taladro en el sur y lo alcanzó en la cima de la Zona 3.

River, con un equipo alternativo, consiguió este viernes por la noche un triunfo fundamental que le permitió subirse a la cima de la Zona 3 de la Copa de la Liga Profesional. Por la cuarta fecha del certamen local, el Millonario derrotó 2 a 0 a Banfield y lo alcanzó en la cima de la tabla de posiciones. El local venía de ganar los tres partidos que disputó.

El encuentro se disputó en el estadio Florencio Sola, con el arbitraje de Fernando Rapallini. Nacho Fernández y Robert Rojas marcaron los goles del triunfo. Jorge Carrascal se fue expulsado sobre el final.

River y Banfield volvieron a enfrentarse 17 días después del triunfo del Taladro por 3-1 en el estadio Libertadores de América, de Independiente, donde el Millonario hace de local, por la primera fecha del nuevo torneo del fútbol argentino.

River sabe que lo más importante de esta temporada está en la Copa Libertadores. Por eso fue a Banfield con algunos retoques en su equipo. Gallardo entendió que tenía que guardar un poco para el duelo del martes ante Athletico Paranaense, por la ida de los octavos de final de la Copa Libertadores. Por eso el Millonario salió a la cancha con un equipo con variantes.

Banfield mostró las credenciales de puntero apenas empezado el partido. No le importó que del otro lado estuviera River, uno de los más poderosos del continente. De hecho, en el primer partido de la Zona 3 de la Copa de la Liga Profesional, el Taladro ya le había ganado. El favorito, por lo menos durante los primeros minutos, parecía el local.

Hubo un momento que pudo haber cambiado el desarrollo del partido muy rápido. Un penal para Banfield (por mano de Ponzio) parecía el camino ideal para que el marcador se abriera rápido. Luciano Lollo se hizo cargo del remate. Sin embargo el defensor, con pasado en River, la tiró por arriba del travesaño.

River sufría el partido porque Banfield estaba rápido. No se podía confiar ante el conjunto de Sanguinetti, que en lo que va del campeonato demostró que tiene con qué hacerle frente a cualquiera. Pero gran parte del juego del Taladro se apagó antes de que terminara el primer tiempo. Mauricio Cuero salió lesionado (entre lágrimas, sin poder creerlo) y con su ausencia el local bajó una marcha. Para más complicaciones, se quedó sin Iván Arboleda, que también tuvo que retirarse del campo de juego por un problema físico.

El juego del Millonario se potenció en el primer cuarto de hora de la segunda parte. Aparecieron las conexiones y todo se hizo más fluido. El Taladro estaba golpeado y sin su figura, Cuero. El equipo de Gallardo se adelantó, controló la pelota cerca del área local y las oportunidades, poco a poco, llegaron. No fueron muchas, es cierto, pero en una golpeó. A los 16 Nacho Fernández, que regresaba de una lesión, marcó el camino y puso el 1-0.

Banfield fue por el empate. Estuvo cerca. Tuvo un cabezazo que Bologna evitó que entrara en el arco. Y en el mejor momento del Taladro, Roberto Rojas estiró la diferencia y anotó el 2-0. Fue, está claro, el gol del cierre del partido. Ya no había tiempo para nada más. O, tal vez, sí: para la insólita expulsión de Carrascal.

Gallardo hizo debutar a Santiago Simón, mediocampista por derecha, otro juvenil de las inferiores. En tanto, Franco Armani y Gonzalo Montiel, quienes estuvieron afectados a la Selección argentina, no fueron citados, mientras que en la lista de concentrados se destacaban las vueltas de Rafael Santos Borre e Ignacio Fernández.

El delantero colombiano se recuperó tras dar positivo en coronavirus y entró en el segundo tiempo. Mientras que el mediocampista dejó atrás un desgarro en el recto anterior de la pierna izquierda fue titular y anotó un gol.

(TN)