Un megaestudio desmiente que haya un uso responsable que genere beneficios y asegura que no hay bebidas menos perjudiciales que otras.

Si bien existen investigaciones en las cuales se enumeran los beneficios de tomar una copa de vino por día o las propiedades de la cerveza, un megaestudio realizado por el Centro Nacional de Epidemiología (CNE) del Instituto de Salud Carlos III sostiene que no hay evidencia de que el consumo de alcohol pueda relacionarse con algún beneficio para la salud.

En tiempos de pandemia, cuando la ingesta de bebidas alcohólicas registró un fuerte aumento, los investigadores aseguran que el “único consumo sin riesgo es el cero”.

De acuerdo a una encuesta de la Universidad Abierta Interamericana en la que participaron 500 personas mayores de 16 años, más del 50% de los residentes del AMBA bebieron mucho más alcohol durante el confinamiento.

Frente a estas estadísticas, y luego de analizar 1.500 investigaciones sobre el alcohol, Iñaki Galán, integrante del CNE, explicó que los mecanismos de acción de las bebidas alcohólicas incluyen: “Aumento de la concentración de colesterol HDL, una disminución de la actividad plaquetaria y del fibrinógeno, así como un incremento de la sensibilidad a la insulina”.

Asimismo, Galán aseguró que las bebidas alcohólicas contienen elementos carcinógenos. En concordancia con el investigador, el Código Europeo contra el Cáncer sostiene: “Está fuera de duda que el consumo de alcohol puede producir, como mínimo, los siguientes tipos de cáncer: boca, esófago, garganta (faringe y laringe), hígado, intestino grueso (colon y recto) y mama”.

Pese a las teorías que defienden el consumo “moderado” o “responsable” de este tipo de productos, desde el CNE destacan que estos “supuestos” beneficios pueden obtenerse por vías más eficaces y menos dañinas, como podría ser la ingesta de media naranja, la cual aporta concentraciones de polifenoles similares a las de 36 mililitros de vino.

Para aquellas personas que toman alcohol, suele recomendarse una ingesta máxima de 20 y 10 gramos diarios para hombres y mujeres, respectivamente. De cualquier manera, Galán señaló: “Lo mejor, en cuestiones de seguridad para la salud, es no consumir alcohol alguno, ya que no es posible recomendar una u otra bebida para manejar estos umbrales o un consumo moderado”.