Este lunes la Policía Vial de Castelli junto con personal de Motorizada Dolores, lograron interceptar un vehículo Mercedes Sprinter en inmediaciones del kilómetro 184 de la Autovía 2.

El conductor al descender del rodado opuso resistencia al control e intentó golpear a los efectivos policiales; Dentro del rodado se incautaron  dos botellas de cervezas vacías, una lata de la misma bebida vacía y cuatro cerradas.

Conducía completamente borracho, realizando maniobras peligrosas y haciendo «zig zag»,  al punto que el alcoholímetro reveló: 2.25 MG/S.

En dependencia policial el hombre intentó pagar una coima frente a testigos para que se desista del procedimiento.

Pudo ser una tragedia, pero el rápido accionar policial logró sacar de circulación al conductor que, alcoholizado viajaba por la Autovía 2, quedó alojado en la dependencia policial  con retención de licencia y vehículo.

Anuncio