Diciembre fue el peor mes de la pandemia para el país, tanto en términos de casos como de muertes y hospitalizaciones. En todos los casos se superaron los picos de abril. Los hospitales de Los Angeles están “al borde de la catástrofe”.

Estados Unidos superó hoy los 20 millones de casos acumulados de coronavirus y registró un nuevo récord de hospitalizaciones por cuarto día consecutivo, horas después de que el país entrara en 2021 y dejara atrás el mes más mortífero de la pandemia.

En total, el país sumaba 20.007.149 contagios y 346.687 muertes por Covid-19, según el conteo actualizado de la Universidad Johns Hopkins.

El país más golpeado del mundo por el coronavirus sumó en las últimas 24 horas 221.444 casos confirmados y 3.255 muertes, según un portal especializado que mantiene la cuenta nacional y pese a que las autoridades habían advertido del bajo número de pruebas o del retraso de resultados por las fiestas.

Diciembre fue el peor mes de la pandemia para Estados Unidos, tanto en términos de contagios como de muertes y hospitalizaciones. En todos los casos se superaron los picos de abril -cuando Nueva York y los estados vecinos colapsaron- y de mitad de año, cuando el brote se masificó en gran parte del sur y el oeste del país.

No obstante, los expertos advirtieron que las cifras podrían aumentar aun más en todo el territorio en las próximas semanas, como consecuencia de las reuniones y los viajes de las vacaciones de fin de año.

Ante esta situación, el principal epidemiólogo del Gobierno, Anthony Fauci, afirmó que posiblemente la vacuna contra la Covid-19 llegue a ser obligatoria para viajar a otros países o asistir a la escuela.

“Todo estará sobre la mesa para su discusión”, indicó a Newsweek el experto, quien será el principal asesor médico del presidente electo Joe Biden a partir del próximo 20 de enero.

“No estoy seguro de que sea obligatoria desde el punto de vista del gobierno central”, estimó, aunque precisó que estaba “seguro” de que algunas instituciones individuales requerirán la inyección, mientras en las escuelas la decisión sería establecida a nivel estatal o municipal.

Con respecto a los viajes, Fauci dijo que Estados Unidos podría potencialmente emitir pasaportes de la vacuna Covid-19, similares a los planteados por Israel, que permitirían a los residentes viajar al extranjero sin necesidad de hacerse la prueba del coronavirus.

De momento, la inmunización avanza lentamente en el país, donde ya fueron vacunadas con la primera dosis 3,2 millones de personas, según un recuento de Bloomberg.

Esta tarde estaban internadas en Estados Unidos más de 125.300 personas por coronavirus, el número más alto desde que la pandemia alcanzó el país, según el portal local especializado The Covid Tracking Project, citado por la agencia de noticias ANSA.

Una de las principales preocupaciones era el estado de California, donde no solo la tendencia de casos, muertos y hospitalizaciones está en alza, sino que ya se confirmaron más contagios con la nueva cepa descubierta hace solo unos días en Inglaterra y temida por el mundo en general por ser más fácil de transmitir.

El aumento de las internaciones en el condado de Los Ángeles, el más poblado del estado, está empujando a los hospitales al “borde de la catástrofe”, señaló la doctora Christina Ghaly, directora de los servicios de salud locales.

En ese contexto, el estado ya tiene camiones refrigerantes listos por si sus morgues colapsan y algunos hospitales ya informaron que tuvieron que ubicar pacientes en los pasillos, los hall de entrada y hasta en sus confiterías, según informó la cadena CNN.

También en el vecino Arizona, funcionarios de salud estatales advirtieron que la cantidad de nuevos casos sigue en alza, al igual que las cifras de hospitalizaciones y decesos.

Mientras que en el estado sudoriental de Georgia, donde el número diario de hospitalizados se duplicó desde mediados de noviembre, un centro de convenciones de la ciudad de Atlanta volvió a usarse hoy como hospital de campaña, la tercera vez desde el inicio del brote, ante el avance de la enfermedad.

Las camas del centro de convenciones “ayudarán a garantizar que nuestros hospitales continúen teniendo la capacidad que necesitan para pacientes con Covid-19 y sin”, dijo el gobernador, el republicano Brian Kemp.