Vecinos de diferentes puntos de la ciudad hicieron llegar la inquietud que genera la enorme proliferación de mosquitos que se registra en los últimos días. Tras varios meses de sequía, a partir de la fuerte tormenta del pasado 6 de enero se han registrado varios días lluviosos, que regeneraron los charcos y humedales de diferentes puntos de la ciudad, habitual criadero de mosquitos.

Así, al acumularse agua tras una fuerte sequía, los insectos están por todas partes que hacen indispensable el uso de repelentes para el exterior y de algunos de los diversos métodos de erradicación para interiores.