El dolorense que se desempeña como Director Nacional de Becas y Delegado rectoral de la Universidad Atlántida charló con Radio Nova sobre su gestión en el Ministerio de Educación, su rol como referente del Frente de Todos y sus deseos para el futuro de Dolores.

Política educativa

“La universidad sigue creciendo e incorporando jóvenes para que el día de mañana tengan un futuro mejor. No hay nada que le permita más a una comunidad en términos de desarrollo que la educación y el trabajo, que van de la mano. La educación tiene que ir en coordinación con el sector productivo y la generación de puestos de trabajo”.

“Estamos trabajando fuertemente con la política de becas Progresar, en Dolores comenzaremos la inscripción a partir de febrero. En 2020, 782 dolorenses recibieron acompañamiento becario del Ministerio de Educación, tanto para terminar la Secundaria como el Ciclo Superior o algunos que estudian en ciudades de mayor envergadura”.

“Los recursos puestos en educación son los que nos permiten el día de mañana crecer y desarrollarnos. Cuando las personas tienen trabajo y educación son libres y dignas.

Tenemos que tener una política que incentive la capacitación en el trabajo y la formación en oficios, aun en situaciones difíciles”.

“Si seguimos trabajando fuertemente en la educación y en la concientización de la importancia del trabajo la gente será más libre y menos dependiente. El Estado tiene que estar en las ayudas urgentes, para el momento, lo que tenemos que resolver de fondo es el trabajo, que es lo que realmente dignifica al hombre”.

“Más allá de que mi rol como funcionario público está en el Ministerio de Educación, yo quiero ser un embajador de los dolorenses en el Gobierno Nacional. Siempre estoy viendo cómo traer cosas para Dolores, me reuní con Cafiero, con el Secretario de Hábitat sobre un posible banco de tierras para la ciudad, hemos trabajado mucho con el Procrear y el Progresar también que va a tener algunos anuncios en los próximos días. Quiero que Dolores se desarrolle y sea cada vez más grande”.

Universidad Atlántida

“El campus de la Universidad Atlántida es un orgullo, ha quedado hermoso. Vamos a trabajar para que las clases sean presenciales si la realidad epidemiológica lo permite, sin dejar de reconocer el enorme esfuerzo que ha hecho el sector educativo, los docentes, los alumnos y las familias en las clases virtuales”.

“El campus le dio vida al Barrio La Estación, le da movimiento y vincula a Dolores con la región, dándole la oportunidad de convertirse en el faro educativo de la región. No sólo por la universidad, tenemos escuela técnica, agropecuaria, institutos superiores de carreras terciarias y de formación docente, para eso nos sirve la universidad, para consolidar un Dolores educativo en cuanto a la oferta”.

“Más de 400 estudiantes se acercan de otras ciudades para estudiar universitariamente en Dolores. Después también van a una fotocopiadora, a tomarse un café, generan movilidad, ingresos y le dan vida joven a Dolores. Este año, además, sumaremos la Licenciatura en Educación Física, para darles la terminalidad a los que son Profesores en esa disciplina en nuestro propio territorio”.

“En la Universidad trabajamos mucho en el área de extensión, que va por fuera de lo estrictamente académico. Tenemos la maratón solidaria a la que van más de mil vecinos por año, las campañas “Yo te abrigo” y “Ni una mesa sin pan dulce”, la Feria del libro que tiene un enorme acompañamiento de alumnos, docentes y artistas que pudieron mostrar lo que hace”.

“Queremos poner en valor el enorme esfuerzo que hacen muchos artistas en Dolores, darles espacio, y visibilidad a partir de la universidad, que yo creo que tiene que tener un rol mayor a lo estrictamente académico”.

Rol como referente y el futuro de Dolores

“Siempre he sido el mismo: un dirigente y militante del peronismo con vocación como tantos otros. Soy un convencido de que tenemos que ofrecer algo nuevo, más allá de los nombres, nos debemos un replanteo de las cosas en nuestra ciudad. Hay que incorporar no sólo a los que piensan como nosotros sino a los demás también”.

“En esa tarea debemos reconocer lo bueno, porque no sirve estar haciendo y deshaciendo todo el tiempo, y apuntar a mejorar lo que no nos gusta y venimos reclamando. Lo que ya se invirtió no es de un gobierno, es de los dolorenses y hay que hacerlo valer. Hay que tener amplitud intelectual para discutir sanamente y convocar a todos”.

“Llegó el momento de escucharnos más y pelearnos menos. La gente que me acompañe tiene que hacerlo por creer en mis propuestas y no por odio o rechazo al otro. Eso no sirve, no suma. Se puede tener una propuesta alternativa desde el respeto y la humildad, aprovechando que hay muchísimos dolorenses que tienen ganas de oxigenar las cosas”.

“En la oposición tenemos que trabajar indefectiblemente en la unidad, congregando todas las diferencias que siempre habrá entre nosotros porque somos seres humanos. La oposición actual ha planteado cosas buenas pero se han equivocado en ciertos enfoques, como no haber sabido convocar a quienes no son de la misma idea partidaria”.

“Nuestro proyecto tiene que contemplar que Dolores no vuelva a sufrir la lluvia como la sufrió, especialmente las horas después cuando los desagües no funcionaron. Apuntar a la producción, a la generación de puestos de trabajo genuinos, a que crezcan el comercio y la industria”.