Mucho hablamos en estos tiempos de la salud, mucho hablamos de los trabajadores de la salud, en estas palabras queremos agradecer la atención de dos secretarias en el Sanatorio Regional de Dolores.

Un día feriado Jueves Santo, fuimos Gloria y Mariano con toda la preocupación que cargamos por un embarazo complicado, dos personas nos atendieron con la predisposición que algunas veces cuesta encontrar, llamaron a todos los ginecólogos posibles para que pudiéramos ver qué pasaba. A sus insistentes llamados, respondió el médico ginecólogo Capella que no dudo un segundo y desinteresadamente, en abrirnos las puertas del consultorio ubicado en la calles Ramón Melgar, a pesar de que se encontraba cerrado, para hacer una ecografía dejando a un lado su descanso, lamentablemente para Gloria y para Mariano la historia no terminó bien porque el ángel que esperábamos ya no estaba. Pero la contención del Doctor Capella, sus claras explicaciones fueron nuestro pañuelo para contener las lágrimas. El agradecimiento en la dicha es más fácil, en desdicha es en cambio difícil.

Agradecemos infinitamente a las dos personas que nos ayudaron en la clínica y al Doctor Capella, ese jueves Gloria y Mariano mordimos el polvo de la injusticia y no podemos responder preguntas como …porque a nosotros?, Gracias a gente bien predispuesta como lo que nos ayudaron un día feriado, vale la pena seguir.

Gloria y Mariano tenemos algo claro, y es que nunca vamos a dejar de insistir, el inicio de nuestra familia solo tendrá que esperar un tiempito más, solo eso.

Gracias Sanatorio Regional de Dolores.
Gracias a las dos secretarias para nosotros anónimas, que a las 13.00 hs aprox. de un Jueves Santo nos atendieron.
Gracias Doctor Capella

Gloria y Mariano

Anuncio